Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

Posts Tagged ‘chingonería

Sin palabras

with one comment

Estuve a punto de llorar cuando vi Wall-E. Igual cuando vi Ratatouille, pero el mutis las secuencia sólo musicalizadas, Louis Armstrong, Hello Dolly, las referencias a Odisea del espacio, el sonido de inicio de Mac OS 9 y la tremenda candidez de un robot solitario que trata de limpiar la abandonada Tierra y sabe reconocer cuando algo vale la pena.

Cuando salí anoche del cine lo hice perplejo, neta. La película me conmovió, sin palabras, sólo con el movimiento de dos lentes que abren y cierran su obturador para mostrar ‘sus sentimientos’ de robot.

No me quedo con la versión moral que da una lección muy políticamente correcta sobre el destino del planeta y la obesidad que bla bla bla bla y ‘elige vivir mejor’ y todo eso. Me quedo con la hermosa muestra de voluntad, deseo y esfuerzo por empujar hasta conseguir lo que quiero. Es una idea cursi y, desde la visión de Wall-E, hasta tierna. Pero si casi me hace llorar, tengo derecho a interpretar lo que quiera, no.

DEBEN VERLA. NO LA CAGUEN.

Anuncios

Written by Uriel

14/07/2008 at 6:41 pm

Publicado en Cine, Yo

Tagged with , , ,

¡Chingón!

with 3 comments

portada-70s.jpg

Si tuviera que definir en una palabra qué tal estuvo el fin de semana sólo tendría una “¡CHINGÓN!”. Como el viernes por la mañana fui al dentista y no vine a trabajar, el weekend arrancó desde el jueves, cuando llegó la maravilla que ven justo sobre este texto: se trata de la prueba de impresión de la portada de nuestro especial de los personajes que definieron los años 70, en Conozca más.

Como ya dije antes, el metálico rainbow está megachingón, y la portada quedó impresionante, con efecto multicolor y toda la cosa.

El viernes acompañé a mi amordidas al concierto de Miguel Bosé. No soy fan, pero cuando en el escenario hay un cabrón con tanta calidad como este cuate, se disfruta mucho. Yo me divertí como “loca” (ppprrrrrrrrtttttttttttt!!!!!!!!!!!), además vimos a Diego y Frida en el vestíbulo del Auditorio Nacional y cerramos con una cenita bien sabrosa y un merlot italiano que se antoja para repetir la dotación.

El sábado, en plena celebración por nuestro 11/12, vimos una de las películas más divertidas y bien logradas de las que he visto desde hace mucho: Shut’Em Up: que la podría resumir como la mejor medicina para alguien aburrido. Si no lo estás, como yo no lo estaba, te levanta los niveles de emotividad al máximo: balazos, choques, mujeres (bueno, sólo una, pero realmente hermosa) y persecuciones y balaceras tan estupidas que no paré de reír, incluso minutos después de los créditos finales. Es como tener una montaña rusa sin límite de tiempo. Acción sin parar y buen humor, ¿qué más se le puede pedir a una película, además actuada estupendamente por los tres (sí, tres) protagónicos. Muy muy muy recomendable (aunque mi amor resumió la película con la frase “Una bala más y me muero”). Y después, más vinito, provolone y pan con especies y aceite de oliva, más un buen cafecito.

A esto hay que sumarle un tranquilo domingo no cualquiera en el campo, con pollito rostizado y huésped especial, que le ganaron los Osos a Green Bay, y que por fin hoy pude pagar una apestosa apuesta que debía desde hace dos semanas.

¿Qué más se le puede pedir a la vida?

Written by Uriel

08/10/2007 at 4:49 pm

Publicado en ¡Música!, Bears, Festejos, Yo

Tagged with ,