Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

Diputados ‘piratas’

leave a comment »

Los diputados locales de Querétaro son piratas. Esa fue la impresión con la que me quedé después de que anoche vi en las noticias que la legislatura de uno de los estados más hermosos de este país está metida en un grave problema cibernético.

Como en las computadoras de los representantes populares y el personal administrativo de ese poder soberano sólo está instalado software propietario, por el que se debe pagar una licencia de uso, los legisladores deben rebajarle a sus dietas, viajes y gastos de representación al menos un millón de pesos para pagarle a algunas empresas por utilizar sus plataformas.

La nota, difundida por televisión, nunca aclaró ni a quién se le debe ese dinero ni a qué tipo de software corresponde la deuda; pero si hacemos caso a las tomas que se vieron en la pantalla, con seguridad se trata de las suites ofimáticas, las que se utilizan para hacer oficios, hojas de cálculo, presentaciones, administrar el correo electrónico o las bases de datos de sus servidores locales.

La incómoda situación de los legisladores de Querétaro es idéntica a la de millones y millones de mexicanos que instalan en sus computadoras personales los programas de oficina de Microsoft, sin tener en cuenta que las licencias de uso de esta compañía basada en Redmon, Washington, son restrictivas y exigen que se le pague para su aprovechamiento.

Y si no paga, “cuello” con sus programas y una buena exhibida por televisión, como pasó anoche.

Además de apartar su dinero para pagar lo que deben, algún legislador de esta entidad debería plantearse una pregunta: “si una vez que liquidemos nuestro pasivo ya no quiero darle el dinero público ―que cuesta tanto trabajo recaudar― a una empresa, ¿hay alguna opción que me libere y permita hacer el mismo trabajo para diputados y empleados administrativos, lo mismo que en casa, negocio u oficina, perfectamente compatible con los formatos propietarios de Office para así evitar la pérdida de información y continuar intercambiando archivos con aquellos que sigan con la plataforma tradicional?”

La respuesta es “sí”, por supuesto que hay alternativas libres y gratuitas, de desempeño tan bueno como el de MS Office. La de mayor distribución y mejores resultados se llama OpenOffice.org, famosa por estar impulsada por otro gigante de la informática: Sun Microsystems, sin pedir ninguna retribución monetaria para quien usa esta paquetería y permite que otros expertos en programación conozcan todos los detalles informáticos que dan vida a esta estupenda herramienta.

Dos de las capacidades de OpenOffice.org que más me gustan ―yo uso su versión para Mac, NeoOffice― es que cualquier archivo puede convertirse a PDF con un click y que las presentaciones pueden guardarse en formato Flash. Todo en español.

Si alguien le dice a los diputables que es bien difícil dar este paso y dejar de gastar el dinero de la gente en licencias, estoy seguro que hay una comunidad open source bien robusta en Querétaro que podría ayudar a su implementación. Y si no acá, por un desayuno en La mariposa con malteada de mantecado incluida, hay quien vaya a ayudarles a dejar el dispendio informático.

Written by Uriel

17/07/2007 a 6:57 pm

Publicado en Hardware & Software

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: