Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

10 años sin Arcano

with one comment

Nunca fui consciente del valor de Arcano, ese bello sitio en División del Norte casi esquina con Churubusco. Sólo sé que fue el lugar que alimentó mis hambres musicales, que desde los 12 años (1989) se orientó hacia el jazz y el blues.
El viernes de la semana pasada me dio una enorme nostalgia un texto que apareció en El Financiero, añorando -como yo lo hago ahora- entrar a esa sala de conciertos donde escuché por primera vez a muchos de mis mùsicos favoritos mexicanos.
Gracias a la amistad de mi papá con el cuate del sonido, Chavo, desde entonces pude entrar a Arcano, sin que mi minoría de edad importara demasiado.
Por eso, a diez años de su cierre, ya me he tomado unos tragos en honor de Arcano. Salud.

NOTA: Me tomo el atrevimiento de incluir la nota de El Financiero para aquellos que gusten leerla:

A diez años del cierre de Arcano

Alejandro Pacheco

Viernes, 11 de agosto de 2006

Para la gente que no tuvo el privilegio de conocerlo, Arcano podría ser algo así como un lugar mítico, legendario, producto de la imaginación febril de quienes lo vivimos. Y es que quienes nos han escuchado hablar de la magia que allí sucedía cada noche pueden pensar que nos expresamos en términos más bien exagerados. ¿Cómo es posible que se ofrecieran dos sets de música de alto nivel sin cobrar cover? ¿En verdad la gente guardaba silencio para poder apreciar la música? ¿Realmente hubo momentos en que tanto músicos y cantantes como público se conmovían que terminaban irremediablemente por llorar? ¿Es cierto que muchos cantantes famosos, músicos, pintores, fotógrafos, periodistas, intelectuales y políticos acudían a ese foro para disfrutar como cualquier persona, sin guaruras ni oropel? Si en verdad fue el foro más importante de jazz en México, ¿por qué hoy, a diez años de haber cerrado, apenas se tiene noticias de él?

No es gratuito.

Arcano funcionó durante ocho años a pesar de la falta de apoyo de las instancias gubernamentales creadas ex profeso para ello, del bloqueo informativo de ciertas secciones culturales de algunos periódicos y revistas, de la angustiosa crisis económica que se desató a partir de diciembre de 1994 y de los múltiples ataques que recibió por parte de músicos resentidos, empresarios de giros similares, vecinos intrigantes y de Hacienda, por supuesto, pues en este país, es bien sabido, la cultura es un delito… y se persigue de oficio.

A pesar de ello, Arcano se mantuvo fiel a su sencilla premisa: ofrecer un espacio para la música, aunque cabe aclarar que no era cualquier música: cada proyecto tardaba, en promedio, dos años en madurar antes de presentarse formalmente en el foro. De esa forma se garantizaba la calidad interpretativa y la variedad musical, pues lo mismo se ofrecían verdaderos recitales de voz y piano que una big band, un combo salsero que un trío de blues, un ensamble de jazz que trovadores, rock, folk y, en general, música que no encontraba la puerta de acceso en los medios e incluso en otros foros.

Arcano sirvió también como espacio para presentaciones de libros y lanzamiento de discos, exposiciones pictóricas, muestras de danza, teatro e incluso alguna vez sirvió como plató para una película. Su labor en pro de la cultura y el nivel de calidad musical fue tan elevado que se convirtió en referencia obligada para músicos nacionales e internacionales, quienes eventualmente “echaron un palomazo” en memorables sesiones, o, bien, simplemente asistían al lugar para testificar que en verdad existía el lugar: Winton Marsallis, Irakere, Pablo Milanés son apenas una muestra, pero hubo más, mucho más.

Publicaciones especializadas en cultura, provenientes de lugares como Japón, España, Canadá, Estados Unidos y Cuba, elogiaron la labor que se desarrolló en Arcano y así aumentó su prestigio. Pero en México las autoridades del Conaculta simplemente lo ignoraron.

Arcano significó mucho para los músicos y cantantes que se formaron en él y supongo que deberían agradecerlo, pero esa no parece ser una virtud muy de moda en nuestros días. Hoy, algunos ya son figuras reconocidas; ni siquiera lo mencionan. Tal vez olvidan la oportunidad que se les brindó, o el apoyo moral y económico cuando acudían llorando, atribulados por sus tormentosos romances y recibían el efecto incondicional que les dio Francisco Galindo, el dueño del lugar.

Me consta personalmente. Arcano significó mucho incluso para quienes simplemente acudíamos al lugar como clientes. Nos dio inspiración y una esperanza para poder aguantar la crisis que reinó a partir del “error de diciembre”.

Paco trabajó duro para lograr un lugar confortablemente cálido para sus amigos; salía a las seis de la mañana para ir a comprar personalmente los ingredientes que se servirían en la noche, seleccionaba las bebidas (nunca permitió que fuesen adulteradas, pues eran para sus amigos) y en la noche supervisaba el nivel y calidad del sonido, responsabilidad de Chavo Vargas y una excelsa atención a los clientes por parte de Consuelito, la jefa de meseros. Terminaba exhausto, alrededor de las dos de la madrugada, pero contento de haber podido ofrecer algo a su amplio círculo de amistades.

Han pasado diez años desde que cerró el lugar y hace poco volví a ver a Paco Galindo. Por supuesto escuchamos jazz manufacturado en Arcano. Le pregunté por fulano, zutano y perengano. “Poco sé de ellos -dijo, después de una larga pausa-, ya casi nadie me llama. Yo creí que tenía amigos, lo que tenía era un bar.”

Al menos, no en mi caso.

Anuncios

Written by Uriel

18/08/2006 a 1:18 am

Publicado en ¡Música!

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Gracias por consignar esta nota que se publicó en El Financiero hace casi 5 años… un abrazo, aunque no tenga el gusto… (y si ves al Chavo Vargas, igual dale un abrazo de mi parte, por favor)

    Alejandro Pacheco

    Alejandro Pacheco

    22/04/2011 at 6:22 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: