Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

La universidad del miedo

leave a comment »

Si los amantes a la paranoia empiezan a ver “manos oscuras” en las protestas de los tres académicos echados de la Universidad Autónoma de Hidalgo, hay que recordarles que “la máxima casa de estudios en el estado” ha caminado a lo largo de su existencia como una institución de miedo, “disciplinada”, dicen los priiistas.
Sus estructuras administrativas y académicas, más allá de responder a modelos obvios de control, están consolidadas para responder a procesos no democráticos, a fases que sólo cumplen los caprichos de un grupo, apersonado en Gerardo Sosa Castelán.
Hablar con funcionarios universitarios sobre el control del priista de Acaxochitlán es demostrar que le tienen una admiración basada en el miedo, como ese que invade la conciencia de cualquiera cuando se sabe sin méritos para encabezar una escuela, un instituto, una cátedra. Si la tienen es gracias al amantísimo líder, todo carisma, que ha decidido ponerle el dedo flamígero sobre sí para ungirlo con un puesto en la obesa burocracia universitaria.
Es justo como lo ha dicho Tania Meza, una de los investigadores involucradas del último escándalo del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la UAEH: “Si se trata de identificar a los responsables de este desprecio por el trabajo académico, nunca será de Mauricio Ortiz Roche, coordinador académico de la carrera de Comunicación, ni de Adolfo Pontigo Loyola, director del instituto. Ellos sólo responden a las exigencias de su patrón”. Del dueño de sus almas, como dijera Bart Simpson.
Sin embargo, el verdadero miedo que debe recorrer los pasillos de la universidad está basado en la capacidad de movilización y oposición que han empezado a mostrar los académicos afectados y buena parte de sus estudiantes, indignados por el trato que les han dado a sus profesores.
Si al otro día del histórico abucheo a Roberto Madrazo, los responsables del ICSHu ordenaron identificar a los provocadores de semejante grosería al candidatote, algunos queremos ver cómo reaccionarán cuando vean a los alumnos organizados para no permitir más violaciones a sus derechos humanos como estudiantes.
Con un poco de estrategia, estos minimizados muchachos lograron que en ocho diarios nacionales hubiera una mención sobre el problema.
El miedo ahora será de los funcionarios. Porque muchos estudiantes ya no quieren ser catalogados como “los borregos de siempre” para los actos del master of puppets, los perfectos manipulables que con un punto extra en su calificación parcial aceptan rendirle pleitesías a candidato cualquiera.
Algunos ya han despertado. Pueden ser mucho más.

Gotas traicioneras

Un estudiante del ICSHu se dejó pasar por la versión online de esta columna, dejando una largo post que me permitiré resumir para el resto de los lectores. Carlos Vargas, con un uso muy florido del lenguaje, sabe cómo decir las cosas:
“Lo que pasó con Tania (Meza) y los demás investigadores (Pablo Vargas y Tonatiuh Herrera) está generando reacciones en cadena difíciles de poder controlar por parte de la universidad. Los alumnos estamos hartos, inconformes y dolidos por estos actos y nos parece una burla la nueva campaña de ‘orgullo universitario’. Disculpen la palabra, pero es una mamada esto que está pasando”.

uriel.rodriguez@hgo.milenio.com

Anuncios

Written by Uriel

07/02/2006 a 3:31 pm

Publicado en Tinta china

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: