Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

La naturaleza de la mentiras

leave a comment »

Ahora que estamos en época electoral, presidencial y municipal para quienes vivimos en Hidalgo, nunca está de más recordar que la naturaleza de las mentiras es la naturaleza de los políticos.
En su afán por obtener el poder y sus vertientes económicas, los candidatos y funcionarios suelen mentir para ganar. En mayor o menor medida esto ocurre todo el tiempo a nuestro alrededor, en el contexto inmediato o histórico.
Justo mientras se escriben estas líneas, Scooter Libby, ex asesor del vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, trata de convencer a un jurado federal de que, como el nombre tan ocupado que es, no tiene obligación de recordar los detalles de conversaciones efectuadas hace mucho tiempo. Incluso si se trata de una charla en la que difundió a un periodista que la esposa de un embajador era agente en activo de la CIA.
Los cargos hechos públicos el viernes contra Libby lo acusan de haber mentido a agentes del FBI y a un jurado investigador federal sobre la identidad de la agente en un momento peculiar en Estados Unidos: la supuesta detección de armas de destrucción masiva en Irak, las terribles bombas inexistentes que iniciaron la guerra contra el gobierno de Sadam Husein.
Con argumentos legaloides, los abogados del ex funcionario de la Casa Blanca incluso hablarán de que Scooter actuó bajo los influjos del patriotismo, ese valor –fétido cuando es moneda de cambio en la boca de los políticos– que suele asesinar a muchas personas inocentes.
Pero en Estados Unidos, como ocurre en muchas otras partes, los funcionarios sospechosos de cometer irregularidades evitan el cinismo ramplón y renuncian para defenderse sin el velo protector de la burocracia. Dimitir les permite dejar de contaminar la vida pública y defenderse sin ser una carga mediática para sus ex jefes.
Pero en nuestras parcelas, mentir o desinformar en una estrategia de uso intenso que permite mantener en aparente calma una entidad que roza en la ingobernabilidad, no por la violencia, sino por la corrupción y la irresposabilidad.
Porque, aunque parezca una obviedad, ¿acaso no es prioritario saber en qué condiciones está el subsuelo de Pachuca? Pues, como logró comprobar Elsa Ángeles, nadie lo sabe. Es lugar común la tradición minera de la capital, pero nadie sabe dónde se hundirá la siguiente cuadra por el reblandecimiento de la tierra.
Esta omisión, que implica a la seguridad de miles de familias en toda la zona norte de la cuidad, puede explotar más temprano de lo que muchos podrían apostar.
Cuando llegue el momento de llamar a cuentas a los funcionarios responsables, seguramente aparecerán los Scooter Libby que argumenten “patriotismo” o “institucionalidad” para justificar su negligencia e ignorancia.

Gotas traicioneras

Con noviembre llega el 20 aniversario de la organización francesa Reporteros sin Fronteras (RSF), la ocasión ideal para recordar el combate por la libertad de prensa en el mundo y su valor universal. ¿A qué se dedica esta ONG, que trabaja con una red de asociaciones colaboradoras presentes en todos los continentes y cuenta con más de 110 corresponsales en todo el mundo, incluido México? A defender a los periodistas hoy encarcelados por haber divulgado informaciones molestas, a menudo reclamando mayor respeto a las libertades individuales. Haberse negado a someterse a la censura o a una línea de pensamiento. En una palabra, simplemente haber cumplido con su oficio.

uriel.rodriguez@hgo.milenio.com

Anuncios

Written by Uriel

31/10/2005 a 5:18 am

Publicado en Tinta china

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: