Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

Agua, la simulación que viene

leave a comment »

La justicia no existe,
sólo la versión de los injustos.
Anónimo

El episodio de la central de abasto y El ni ni ni de San Javier (malos lectores, acudan a mi sitio web para entender el chiste) ha dejado claro que la estrategia del gobierno del estado es hacer como que hay una serie problemas urgentísimos que deben ser atendidos con todo su esfuerzo, pero que ya han sido estudiados para aprovecharse al máximo económicamente hablando.
La segunda parte de esta estrategia propagandística, que sólo busca hacer como que los funcionarios están muy atentos a las exigencias de la población, podría venir desde la Comisión de Aguas y Alcantarillado de Sistemas Intermunicipales, la tan padecida Caasim.
Los problemas de distribución del líquido, la pésima situación de los conductos de desagüe y la necesidad de un drenaje que capture y aproveche o simplemente saque la lluvia de las calles de Pachuca, forman parte de un clamor de los cada vez más exigentes ciudadanos de la capital hidalguense.
En paralelo a estas necesidades, el nuevo director de la Caasim, Alejandro Sánchez, sólo se queja de la situación financiera de la comisión. Según él, su organismo podría recibir hasta 140 millones de pesos si cobrara todos los adeudos de los usuarios morosos, dinero suficiente para pagar sus compromisos con Luz y Fuerza del Centro (LyFC) y la Comisión Nacional del Agua (CNA), además de invertir en infraestructura para terminar con el déficit en el abasto de agua, calculado en 500 litros por segundo.
Sin embargo, y aquí viene la utilidad de “ciudadanizar” el debate, hay una tendencia muy clara del gobierno del estado para subir el precio del agua residencial, una decisión poco justa para la cada vez más comprimida economía local.
Esa sería la salida facilita, poco popular, pero que no implicaría ningún esfuerzo para los funcionarios de la comisión. Por lo tanto, será una decisión que se tome hasta pasadas las elecciones municipales.
Al margen de esta decisión, que parece ser inevitable, también podría aterrizar la brillante idea de privatizar al organismo operador, especialmente si Cassim se acerca a El ni ni ni de San Javier y su presidente invita para el debate al secretario de Desarrollo Económico.
Pronto aparecerían las “exitosas” empresas que llevan varios años en Aguascalientes o Saltillo, las mismas que han elevado los precios del líquido hasta en 300 por ciento, sin que el servicio haya crecido con relación a sus cobros.
La discusión del futuro de la obtención, gestión y entrega del agua potable para la capital de Hidalgo, en primera instancia, deberá ser atendida con mucho cuidado. Las complicaciones por rupturas en ductos y fallas en las bombas y demás maquinaria de Caasim empiezan a acelerarse, como si detrás hubiera una estrategia para mostrar a la comisión cada día más ineficiente y no quedará otra salida más que subir las cuotas o privatizar el servicio, las dos respuestas menos adecuadas.
¿Pero qué tal que quienes más gastan más paguen? Ya el ex secretario de Medio Ambiente federal, Víctor Lichtinger, habló sobre la posibilidad de hacer una lista de cobros diferenciados, para que los ricachones que riegan sus jardines con manguera a todo lo que da paguen mucho más que los amolados que apenas y les cae agua una vez a la semana.
Quizá por ahí deba ser el camino a seguir. Pero si el chiste sólo es simular pues hay que irse por la más fácil.

uriel.rodriguez@hgo.milenio.com

Anuncios

Written by Uriel

24/10/2005 a 1:41 am

Publicado en Tinta china

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: