Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

La somnolienta oposicion

leave a comment »

Los partidos de oposición han demostrado que esa esperanza (la de los ciudadanos) no les importa mucho o les es imposible cumplirla.
Carlos Fuentes

La investidura de oposición es demasiado para muchos políticos, especialmente para aquellos que calientan una curul en el Congreso del estado.
Si bien es cierto que la sobrerrepresentación priista en la actual legislatura estatal es para avergonzar a cualquiera que se diga “demócrata”, la verdad es que si la oposición tuviera más diputados como Tatiana Ángeles (PRD) o Alberto Narváez (PRI), más interesados en participar en congresos mundiales de sexología o en fortalecer su presencia dentro de sus partidos, quedando bien con el emperador en turno, mejor que ni haya Congreso.
Sus limitaciones intelectuales y la falta de seriedad para analizar la cuenta pública del último año del generoso gobierno de Manuel Ángel Núñez Soto, provocan muchísimas sospechas más sobre temas como el chequesgate y las donaciones de bienes públicos a empresarios.
Una Comisión de Hacienda que se ve obligada a solicitar que otro diputado, uno que sí fue a la universidad a estudiar, les eche la mano para encontrarle sentido a los números enviados por el gobierno del estado sólo envía un mensaje: aquí habrá impunidad. Y, a pesar de sus pataleos, quejas y berrinches, los diputados de oposición serán cómplices de que las finanzas nuñistas continúen protegidas por un espeso velo de corrupción.
Visto en una perspectiva amplia, nacional, el paso y el peso específico de la oposición ha demostrado que la alternancia política no puede pensarse como la oportunidad automática para elevar el nivel de vida de la ciudadanía, mucho menos de más y mejor justicia, sino como un proceso que permite la distribución de responsabilidades, recursos y competencias.
En el ejercicio del poder y de sus responsabilidades legislativas, los opositores han mostrado pocas virtudes políticas y administrativas para poder presentarse como una alternativa viable de gobierno y para forjar coaliciones que reformen y promuevan una mayor estabilidad de las instituciones.
El discurso permanente de la oposición de nuestro país invita con sus discursos y con sus acciones al escepticismo, a una renovada desconfianza: desnudar las deficiencias del sistema político, señalar la corrupción y la irresponsabilidad en el uso de los recursos públicos son posiciones legítimas que ha y debe asumir la oposición en nuestro país, en Hidalgo, por supuesto, pero se escoge con ello el camino más fácil, el de la política del hacha, en la que se presentan como alternativas en sí mismas muy claras y muy drásticas, pero velan su verdadero rostro: el interés por el poder en sí mismo. Y para conseguirlo, los políticos de oposición están dispuestos a hacerlo todo, no cabe duda.

Gotas traicioneras

Después del mismo presidente Fox, su nuevo secretario de Gobernación y ex del Trabajo, Carlos Abascal, será recordado por el sinfín de anécdotas durante este gobierno federal que ya acaba.
Especialmente cuando publicaciones como Proceso rescatan de los anales de la historia académica joyas como la siguiente: “La democracia es el camino que han escogido las fuerzas internacionales de la subversión (…) para implantar un régimen ateo, fundado en ideas jacobinas y comunistas que educan a los jóvenes en mentiras históricas y sociales”. Amén.

uriel.rodríguez@hgo.milenio.com

Anuncios

Written by Uriel

18/07/2005 a 7:51 pm

Publicado en Tinta china

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: