Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

La transparencia necesita dinero

leave a comment »

El espíritu que invade la elaboración de la nueva ley de transparencia y acceso a la información para Hidalgo es el de crear un marco jurídico que, a la hora de llevarse a la práctica, no implique mayor inversión que la ocasionada por el montaje de un sitio en internet. El gobierno está en una profunda recesión, no lo olvidemos.
Según las pretensiones legislativas sobre el tema, encabezadas por Julio Menchaca, el reglamento de operación de la nueva ley no exigiría la instalación de un consejo autónomo que vigile su aplicación puntual y, como es de esperarse, exija a los funcionarios del gobierno estatal a dar los detalles de cuánto, a quién y para qué gastan el dinero público, otorgan concesiones, ceden terrenos para hoteles y centros de convenciones, distribuyen cheques por 21 millones de pesos para beneficiar a sus cuates –incluidos presidentes municipales–, se regalan permisos para taxis y un sinfín de detalles que suelen ocurrir en sitios tan democráticamente atrasados como Uganda, no en Hidalgo, por supuesto, pero que es obligación de los legisladores de la 59 local prever, no se le vaya ocurrir a alguien copiar el modelo de las ligas y las bolsas de Superama.
No se trata de teorizar sobre las conveniencias de los sistemas de información gubernamental de acceso público. Simplemente hay que revisar lo que ocurre en nuestro alrededor: el sábado, los diputados locales de Jalisco eligieron a los profesionales más capacitados de su estado para dirigir el trabajo de su nuevo Instituto de Transparencia e Información Pública, cuya labor tendrá vigencia a partir de septiembre.
¿Por qué un consejo autónomo? Porque el gobierno no sabe rendir cuentas. Así de sencillo. Los funcionarios no quieren verse desenmascarados por la sociedad. Su condición en el poder es más cómoda si está cubierta por una nebulosa cobertura de intransigencia, corrupción y manejos discrecionales de recursos y relaciones de poder para, por ejemplo, decirle al compadre por dónde pasará un bulevar.
Además son lamentables las condiciones de la monocromática democracia local, en donde la crítica es tachada de ataque infundioso y la verdad molesta. Un Congreso que hace las veces de caja de resonancia de los caprichos del emperador no es garantía para la sociedad de que haya transparencia gubernamental.
¿Quién vigilará, por ejemplo, que los mil 250 millones de pesos que todavía no sabemos a quién se lo va a pedir Osorio serán aplicados en lo que se debe? Ya los empresarios le exigieron claridad al gobernador el viernes pasado sobre este tema.
Si la respuesta es que la responsable será la Contraloría, pues algunos no estaremos tan satisfechos, especialmente porque hasta ahora no ha dado ni una luz sobre los más destacados escándalos del momento. Vaya, ni si quiera ha podido decir cuánto se ahorrará el gobierno gracias a su plan de austeridad.

Gotas traicioneras

Atestiguar el estilo imperialista con el que Miguel Osorio pretender dilapidar a la normal de El Mexe y a sus estudiantes sólo porque, como dijera un detestable colaborador de Manuel Ángel Núñez, “son unos desestabilizadores profesionales que ponen en riesgo la tranquilidad del estado”, me recordó los exiguos argumentos con los que el gobierno estadunidense ha aniquilado Irak: Los destruimos porque no piensan como nosotros.

uriel.rodriguez@gmail.com

Anuncios

Written by Uriel

04/07/2005 a 1:46 am

Publicado en Tinta china

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: