Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

Que alguien me despierte, por favor

with 2 comments

Cielos, si es verdad que sueño, suspendedme la memoria, que no es posible que quepan en un sueño tantas cosas
Pedro Calderón de la Barca

Qué semana más surrealista fue la pasada. Entre la limpieza étnica, le meten tres goles a las Chivas, la AFI aprehende a un anciano que libera dos días después con el clásico “usted disculpe”, La señora de los cheques hace lo que quiere con los diputados, me entero que quien mató a los padres de Bruce Wayne no fue El guasón, como lo imaginó Bob Kane en 1939, y según los astrónomos, la luna fue más grande el jueves.
Pero el colmo de mis alucinadas experiencias sucedió el sábado, cuando conocí, guiado por un experto en la materia, lo divertido que fue romper el Récord Guinness de más ajedrecistas jugando simultáneamente. La idea de establecer una marca mundial es ya para sonreír, pues no deja de reflejar la terrible necesidad de que se reconozca de alguna manera a Hidalgo.
Para fortuna de los dedicados funcionarios que estuvieron atrás de todo el numerito, es muy posible que el sábado hayan conseguido romper, involuntariamente, una marca mundial extra que, desde este espacio, solicitamos que también quedé guardado en letras de oro: el récord por el mayor número de personas que simularon jugar ajedrez para conseguir un registro en Guinness. Porque además de los cien verdaderos jugadores que veían con vergüenza el espectáculo, el resto sólo fue a cumplir la orden de “mueve las piezas como te enseñó ayer tu maestro”.
Parte de esos ruborizados ajedrecistas pertenecían a un grupo de cubanos que analizan la posibilidad de exigir la cancelación de la emborregada nueva marca mundial. En su país está el récord certificado y vigente, establecido con verdaderos jugadores ante poco más de 11 mil tableros.
Entre los participantes más activos andaba Tirso, el pequeño hijo del ex gobernador Núñez Soto. Y aunque uno de esos amargados de siempre asegura que apenas sabe mover las piezas, él se dio el lujo de jugar contra 40. Su esfuerzo mereció una distinción especial por parte de los organizadores. Bajo la influencia de un LSD mezclado en los pastes de arroz con leche, algunos dijeron haber visto a los guaruras del joven Núñez Sañudo entrándole a las simultáneas. ¡De insanos!
Además, a pesar de la promesa de que asistirían jugadores de talla mundial para darle realce al enorme esfuerzo de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo, a la mera hora no se presentó ni un maestro FIDE, como se le conoce a los ajedrecistas que tienen ranking internacional.
Como en todo evento multitudinario mal organizado, la gente de la SEPH no pudo controlar el acceso al parque David Ben Gurion. Los voluntarios decidieron de último momento que aprovecharían las ofertas por el fin de temporada en Liverpool y dejaron colgando todo.
Lo bueno de todo esto es que podemos informar, gracias a la infatigable labor de Mary del Villar, vocera de la SEPH, que desde 2002, el gobierno “impulsa decididamente” la práctica del ajedrez en las escuelas del estado, a través de una coordinación que lleva el también alucinante nombre de Ajeseph. La nota destacada de la tarde la dio Raúl González Apaolaza, quien no pudo demostrar ante el tablero sus dotes de estratega. Sin embargo, tuvo tiempo para inventar la salida del peón, nueva forma de iniciar el juego que se integrará inmediatamente a los manuales internacionales.
¡Pero qué locos!

uriel.rodriguez@gmail.com

Anuncios

Written by Uriel

26/06/2005 a 11:00 pm

Publicado en Tinta china

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. This post has been removed by the author.

    Olganza sin "H"

    08/07/2005 at 2:01 pm

  2. Pero que bárbaros los de la SEP. Que forma de jugar con un ‘don’ que nos refutan “inmerecidamente” en varias partes del mundo: ¡Que tranza son los mexicanos!
    Pero cuidado, mi intención no es desacreditar a nuestras autoridades y mucho menos a mis paisanos, sin embargo, si son tan “duchos” los de la SEP con actos como el que muy amenamente nos relatas con el record de Guiness de ajedrez, entonces, ¿como romperían el Récord de Guiness del japonés Akira Haraguchi de 59 años, que estableció el pasado sábado 2 de julio? Al recitar de memoria 83,431 dígitos del número Pi (3.1416…). Un nuevo récord mundial que de paso dobla la anterior plusmarca. Impresionante verdad? Sin embargo, si de algo estoy seguro, es lo frágil que esta hazaña del japonés representa, una vez que llegue el reto a la SEP. Con toda seguridad pondrán a recitar 83,431 personas más uno para dejar claro su excelencia. Sin olvidar claro, los jueces que acrediten dicho récord, que de ser necesario, formarían parte del contingente.
    Saludos me gusto tu columna, felicidades.

    Fuentes:
    http://www.lanacion.com.ar/exterior/nota.asp?nota_id=717987&origen=ranking
    http://ispirit.bitacoras.com/archivos/2005/05/07/el_numero_pi

    Olganza sin "H"

    08/07/2005 at 2:05 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: