Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

Los paladines de la justicia

leave a comment »

Los salones de la justicia
están pintados de verde dinero.
James Hetfield

Ser magistrado del Tribunal Superior de Justicia del estado es un privilegio. Después de conocer su nuevo sistema de jubilación uno no puede más que reconocer su calidad de Very Important People.

Y es que, imagínese estimado lector, en la cúpula del máximo colegio judicial se han preparado un banquete para su retiro, que apenas se puede comparar con el tratamiento que se da a los ex presidentes de México.

Le cuento los detalles, extraídos del acta de la Sesión Ordinaria de Pleno del 31 de marzo de 2005 que tiene el que escribe (si al leer la vergüenza lo acongoja, consuélese, los magistrados están muy contentos): un cambio al reglamento del tribunal les permitirá retirarse manteniendo su sueldo neto, ajustable con relación a los incrementos que reciban los magistrados que se mantengan en activo. Si durante el primer año de su retiro hay un aumento en el salario de los miembros del TSJEH, recibirán ciento por ciento de esos incrementos. A partir del segundo año, sólo 80 por ciento.

Seguirán gozando de su seguro de gastos médicos mayores y el resto de las prestaciones vigentes. Mantendrán un seguro de vida por 250 mil pesos, considerando que, en caso de fallecer alguna o alguno de los magistrados, deberá continuarse el pago de la pensión vitalicia dinámica por jubilación al familiar que aparezca como beneficiario de la póliza.

Todo, incluidos los impuestos, con cargo al erario estatal, a través de la partida correspondiente al TSJEH. El acuerdo de modificar el reglamento del Tribunal fue aprobado por unanimidad, faltaba más. Inicialmente, el único requisito para acceder a este sistema de retiro de lujo es que los magistrados que desean jubilarse hayan sido ratificados por el Congreso del estado como miembros del TSJEH. Sólo Porfirio Gutiérrez y Jaime Allende no disfrutaron de la distinción. Prisciliano Gutiérrez, ex coordinador estatal de Seguridad Pública, y Mario Pfeiffer, ex presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de Hidalgo, los sustituyeron.

Según la explicación que dio el presidente del TSJEH a sus compañeros durante la sesión de fin de sexenio, la jubilación de los magistrados hidalguenses se basa en un artículo de excepción, que no valora lo años de haber trabajado en el servicio público. Sólo responde “a la voluntad política” de Osorio Chong. Como la 58, la 59 Legislatura está controlada por el PRI, así que no es muy aventurado sacar conclusiones sobre el control del gobernador sobre el tribunal y cualquiera otra esfera de control político o judicial en el estado.

Arturo Reyes Monterrubio (con salario neto de 42 mil pesos), Silvia Vergara Llano (38 mil), Tufic Habib Karam (38 mil), Alfredo Olguín Hernández (42 mil) y Andrés García Montaño (42 mil) ya se anotaron para retirarse con el nuevo y “espléndido” sistema de jubilación.

Gotas traicioneras

Sólo ganar un premio ciudadano puede enorgullecer tanto a un medio de comunicación. MILENIO Hidalgo fue reconocido con cuatro estatales de periodismo. El orgullo de trabajar día a día por hacer cada vez mejor nuestro trabajo no tiene mejor aliciente. Para Gloria, Florentino, Paco y Jorge mi agradecimiento por demostrar que, más allá del blof, hay quienes sí saben hacer bien el trabajo. Para el ITLA sólo un mensaje: seleccionen mejor al jurado.

uriel.rodriguez@gmail.com

Anuncios

Written by Uriel

13/06/2005 a 7:57 am

Publicado en Tinta china

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: