Urielo 0.5

Seguro pero cosquilludo

Con la camiseta bien puesta

leave a comment »

La afición al futbol es uno de esos misterios sociológicos que suelen explicarse con esos extraordinarios documentales de la National Geographic que muestran a un grupo de linces hambrientos tras las jugosas carnes de tiernos venados o esbeltos carneros montañeses.
Desde hace mucho años, el uso del espectáculo, del “circo romano”, como instrumento político diversionista, ha sido habitual en las elites gobernantes de casi todo el mundo, una tendencia que no ha hecho más que aumentar con el paso del tiempo. El futbol, por su capacidad de fascinación sobre grandes sectores de la población, ha servido de trampolín para muchas carreras políticas.
Y la mentalidad de los políticos, que tiene su razón de ser en el lucro del poder, “caiga quien caiga y pese a quien le pese”, ha trasmitido sus “valores” al mundo del futbol. Corrupción, ausencia de toda ética, gratificaciones, “premios” a equipos para que “entreguen” un partido en beneficio de un tercero, respaldo a campañas políticas y negocios con la gente del poder, son parte de la misma “fiesta deportiva” que envilece a la sociedad y vuelve más ricos a los ricos (junto a sus amigos en la administración pública).
Que un gobernador como Manuel Ángel Núñez diga que Jesús Martínez y su promotora de futbol hacen negocios gracias a la buena fe porque es aficionado a los Tuzos del Pachuca desde los cuatro años es un sin sentido que debe alertarnos sobre la forma como toman decisiones nuestros mandatarios.
Tecnócrata como muchos otros hijos del salinismo, Núñez Soto heredó la obligación de proteger los intereses del club de futbol. En diversas entrevistas Jesús Martínez ha reconocido que su “amigo” Jesús Murillo le encargó al equipo pachuqueño y lo respaldó con mucho dinero público para evitar que la división Primera A fuera su nivel habitual.
Nuestro gobernador saliente estuvo con toda su familia en esa famosa final que su equipo perdió ante Celaya por una falla de Christian Trapazzo, un delantero argentino que sólo daba pena ajena. Quizá por ese profundo dolor se comprometió a hacer todo para que los Tuzos destacaran. Ahora presume sus tres campeonatos de liga, junto a su deuda de 2 mil millones de pesos y su todavía imposible aeropuerto de carga.

Gotas traicioneras

Este 15 de marzo se cumplirá un año de que, como parte de las grillas internas del PRD, 90 trabajadores del periódico El Independiente renunciamos, indignados porque nuestro esfuerzo diario, cada vez más destacado, fue sepultado por una serie de videos que mostraban que Carlos Ahumada, como cualquier empresario que hace negocios con el gobierno, compró favores y voluntades para “humectar” el flujo de sus ganancias por la construcción de avenidas en por lo menos tres delegaciones del DF.
Desde entonces, el tiempo ha colocado a cada quien en su sitio. A unos, como el propio Ahumada, Gustavo Ponce y René Bejarano, en la cárcel; a otros, como Ramón Sosamontes y Carlos Ímaz, en una sospechosa libertad que ha contribuido a reducir estrepitosamente la credibilidad de los políticos y sus organizaciones.
A un año de que se acabara uno de los proyectos más gratificantes, sólo queda como lección que el dinero es el mejor antídoto contra la mediocridad de la democracia. Por eso no hay funcionario que se asuste por los cañonazos de generosos empresarios que, de buena fe, contribuyen en campañas y hacen negocios respaldados con el fuero más efectivo, el que da los billetes.

¿Quiere comunicarse con este pobre diablo?

Anuncios

Written by Uriel

11/03/2005 a 3:01 am

Publicado en Tinta china

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: